La reapertura del espacio…

Un año después: la reapertura de La Virgen-despacho cultural

a la derecha

En este post algo largo y extenso intentaremos explicaros todo lo que ha pasado en estos jodidos y muy largos 490 días. Tomáoslo con calma, puede que descubráis algo que no sabíais.

Nuestro objetivo era intentar reabrir el garito y tuvimos que adaptarnos al nuevo contexto legal puesto que, según este gobierno, nuestro local ya no reúne las características y condiciones para poder seguir desarrollando su actividad. Algo que, dicho por una gente que viene del mundillo okupa y defiende a los okupas, tiene tela…

Para comprenderlo todo es importante que hayas leído antes la pestaña “Orden de precinto-Cronología de un precinto” en donde hemos ido colgando en orden cronológico todo lo que hicimos e intentamos hacer para evitar que nos cerraran el local y luego, una vez con el local ya cerrado, todo lo que hicimos para reabrirlo. Cuando, poco a poco, comprendimos que realmente no había interés por parte del Gobierno del Distrito y de la ciudad de modificar ni el trato ni las normativas, hemos dejado de seguir añadiendo noticias a la web. Durante un tiempo utilizamos nuestras redes sociales para comunicar alguna novedad/esperanza y finalmente, sólo las utilizamos para difundir eventos organizados por otros locales más.

María Vera María Vera Roldán, el día de la reapertura/financiación.

Pero finalmente, ¿qué pasó con nuestro local y por qué se pusieron tan estrictos?

Esta es una pregunta que much@s nos siguen haciendo, añadiendo comentarios como “pero por cuál razón aquí no os dejan si en el bar ese siguen haciendo conciertos” o “si en las asociaciones siempre se ha podido beber”.

La normativa que regula los locales es muy extensa, compleja y resulta difícil traducirla al lenguaje común… pero vamos a intentarlo.

Ivan Ilic

Ivan Ilic, músico serbio.

Se nos acusó de organizar eventos musicales sin amparo legal; es correcto, nunca lo hemos negado.

La normativa de la Generalidad es muy clara: se pueden realizar conciertos solo en locales con determinadas licencias, y tras una insonorización acústica muy exigente. En una asociación cultural, de hecho, no está permitida actuación musical alguna, puesto que la cultura musical es patrimonio exclusivo de determinadas licencias y ahora (desde el 2011) también de los bares y restaurantes que si se insonorizan podrán presentar actuaciones musicales en directo.

Nuestra lucha, desde su inicio ha tenido como principal fin el que se cambie la normativa para que todos los locales puedan alojar conciertos y eventos culturales, es un lucha por un objetivo común, no una lucha que desarrollemos nosotros solos. La petición en change.org lo dice claramente.

Se nos acusó de tener un servicio de barra sin licencia de bar; correcto, la Virgen no es un bar y no queremos serlo. Desde siempre, las entidades culturales tienen un servicio de office/bar con el que se mantienen económicamente. Nuestra licencia es la de “Centro de difusión cultural” y siempre se ha dado por sentado que es un derecho de los socios verse, encontrarse y, entre otras cosas, tomar algo sin por eso tener que adaptarse a la normativa de un bar y sacarse una licencia.

Sin embargo, hay que hacer un pequeño pero importante inciso sobre el mundo del asociacionismo y la normativa que lo regula. Tod@s se enteraron que desde hace unos años y con extrema rapidez se abrieron muchísimas entidades culturales canábicas. Aproximadamente son unas 400. El Ayuntamiento en el 2011 se preocupó y, quizás políticamente contrario a que se difundiera este fenómeno con evidentes inversiones de grandes capitales extranjeros, modificó la licencia que utilizaron al principio muchas entidades canábicas.

vermut2

Abrir una asociación es un derecho constitucional que no se puede limitar. Pero un ayuntamiento puede complicarle la vida a una asociación modificando la tramitación para conseguir la licencia de actividad, y eso es lo que hicieron.

El tipo de licencia que La Virgen se sacó en su momento ha sido de una tipología muy utilizada por los fumadores de cánabis; el Ayuntamiento, en su afán de limitar la extensión del fenómeno canábico, nos metió a todos en el mismo saco y ahora resulta que en nuestro local tenemos una licencia que se debería “actualizar”, dado que los criterios de acondicionamiento son mucho más exigentes que entonces. ¿Está claro? Esperemos que sí.

Ahora afrontamos el problema del cambio de la normativa que regula el sector cultural-musical, anunciado a bombo y platillo tanto durante la campaña de BeC como en diferentes medios de la ciudad a raíz del “caso Virgen”.

 PORTADA PERÍODICO Un concierto en La Virgen-despacho cultural. Nuestro local gana la portada de El Periódico.

El caso de la Virgen ha sido el primero, luego han ido cayendo muchos locales más y en la “Cronología de un precinto” está todo documentado. El Gobierno iba recibiendo muchos ataques por la prensa de la ciudad, nadie comprendía que estaba pasando y por cuál razón un gobierno que anuncia cambios, aperturas y diálogo enviaba inspectores y Guardia Urbana pa todos los lados…La cosa degeneró en el diciembre 2015-enero 2016 cuándo también el histórico Heliógabal ya no pudo aguantar más la presión y el acoso y denunció su situación. Damos por hecho que se haya seguido este asunto y de hecho, hay muchas similitudes entre el Helio y la Virgen.

Allí finalmente no tuvieron más remedio que meterse mano a la obras y trabajar sobre el anunciado cambio.

heliogabal-foto periódico

Un concierto en el Heliógabal

Cualquier gobierno mínimamente democrático a la hora de modificar una normativa convoca las partes sociales interesadas. Los  sindicatos y la patronal siempre hablan con el gobierno. Si un gobierno se define como democrático y propone un nuevo modelo político de izquierda –e incluso en su propaganda electoral utilizó en diferentes ocasiones la palabra “revolución”– lo que se espera es que no solo siga con este protocolo, sino que lo mejore. Por ejemplo, en el caso del anunciado cambio de la política cultural hacia los pequeños locales, lo más obvio era que se convocara quienes durante años -lamentablemente- habían sufrido el acoso y las persecuciones por el único motivo de organizar eventos culturales. El ICUB ha sido el departamento al que se le encargó la cuestión de elaborar una nueva normativa que amparara a estos locales. El delegado en este importante asunto ha sido Daniel Granado, asesor externo.

Dado que era un momento tan importante, nos juntamos con otros locales más en la llamada “Plataforma música viva” e intentamos ponernos en contacto con ellos. Lamentablemente, mantener un diálogo ha sido complicado y, de hecho, no ha habido diálogo. Conseguimos a duras penas vernos con Daniel Granado, Berta Sureda y Carles Salas un par de veces. El trato no ha sido malo, pero en ningún caso se puede afirmar que el Ayuntamiento ha sido fiel a su programa de fomentar la participación ciudadana en la toma de las decisiones, de delegar parte de su poder o ofrecer medios y reconocimientos. A duras penas contestaban a los correos y siempre que conseguimos vernos con ellos fue tras haber llegado a un nivel alto de tensión y enfrentamiento vía mail.

La prueba de la soledad con la que trabajaron la mostraron ellos mismos: el lunes 14 de marzo a las 13h el Ayuntamiento organizó una rueda de prensa para presentar las líneas de trabajo de cara a la nueva normativa. El anuncio de la rueda de prensa se publicó el día antes, un domingo, en la web del Ayuntamiento. A la rueda de prensa no invitaron a nadie, ni locales, ni gremios, ni músicos…nadie.

Nunca quisieron compartir nada, nunca quisieron entablar un diálogo con las partes. Excluyeron no solo a los locales de la Plataforma, sino a todos los gremios de la ciudad. En ningún momento les interesó trabajar codo a codo con los locales. Ningún local, ningún músico o artistas colaboró con el Gobierno.

 Metropolitan Portada

Artículo sobre la “nueva normativa” en la revista de habla inglesa, Metropolitan.

Tuvimos que esperar hasta el 11 de mayo para ver el fruto de tanto trabajo.

Sin duda, hoy en día a much@s de vosotr@s os habrá dado la impresión de que el tema está solucionado y que por fin el gobierno ha hecho algo bueno. Lo que sí hicieron muy bien es gestionar la comunicación, portarse como un partido de poder y saber difundir en los medios una noticia.

LA MENTIRA DEL CAMBIO

La comunicación estaba empaquetada de tal manera que suscitara a la gran mayoría de la gente una ilusión de un cambio de normativa, utilizando una terminología lo suficientemente críptica para que no comprendieran la verdad. Pero los que están en el ajo (gestores culturales, empresas de ingeniería, locales…) comprendieron que no había cambiado absolutamente nada. Tenemos que apoyarnos en la literatura clásica para tomar prestada una frase que lo explica todo:

Si queremos que todo siga como está, necesitamos que todo cambie.

Lo que ha hecho el gobierno ha sido parchear una Circular Interna emitida por el anterior gobierno de CiU. ¿Qué es una circular? Pues es un documento interno de una estructura pública que tiene el fin de dar el rumbo y la correcta interpretación a una normativa. En muchos casos la aplicación de una normativa es asunto de diferentes departamentos y, para que entre ellos haya coherencia y no se realicen diferentes interpretaciones, se emiten las “circulares internas”. También hay que añadir que la “normativa” es una ley que, como en este caso, viene de la Generalidad, mientras el gobierno del Ayuntamiento emite ordenanzas para aplicar las normativas.

Según la circular de CiU de 2011 (!!!), ya se podían presentar eventos musicales en directo en bares y restaurantes. El local interesado en esta actividad tiene que reformarse según determinadas características de aislamiento acústico. Este gobierno simplemente ha dado mucho énfasis a esta “novedad” (ahora sí se puede…), incluso añadiendo que los conciertos en acústico estaban permitidos desde ya sin ningún problema de acondicionamiento. Lo cual es una mentira. Lo que sí hicieron es darle mucho énfasis en la circular a la “ambientación musical” que según la normativa de la Generalidad es una palabra que define la voz humana, los instrumentos no amplificados y la música enlatada.

Ojo: en ningún lugar se habla de permitir conciertos en acústico sino de realizar ambientación musical…es decir, podemos ir a un restaurante y hablar entre nosotros, está permitido que haya alguien por allí tocando algo, pero en ningún caso se trata de un concierto. Está prohibido aplaudir durante una “ambientación musical” y no está permitido difundirla, puesto que no es la actividad principal del restaurante, cuyo fin es llenarte el estómago.

Este es el nivel, este es el gran trabajo y la novedad del gobierno de Ada Colau. Las decisiones se siguen tomando dentro de las anchas y seguras paredes de los despachos cuyo acceso nos está vedado.

 Plataforma RP

Los periodistas en La Virgen durante la rueda de prensa.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

¿QUÉ PEDÍA LA PLATAFORMA MÚSICA VIVA?

Los locales pidieron ser escuchados y tener una mesa de trabajo con el ICUB, no un par de charlas. Querían darle salida legal al lema “Si no molestem, actuem” y les proporcionamos al ICUB algunas vías. Además, teníamos claro que este sería el primer paso para poder seguir trabajando sobre diferentes aspectos de la compleja maquinaria burocrática que regula la vida de un local; el cambio de la OMAIIA no es una cosa que se realice en unos días. La OMAIIA es la ordenanza-madre que recoge todo tipo de normativas que regulan la apertura de un local, desde una lechería a una bodega, pasando por una sala de exhibición sexual. Todavía no tenemos claro si en el Distrito saben que es realmente la OMAIIA puesto que cuando tuvimos ocasión de comentárselo, en el febrero del 2016, ni sabían que existía…

Principalmente, nuestras objeciones sobre la normativa se centraban en tres aspectos:

a) La misma normativa no puede regular a pequeños locales y a discotecas, se tiene que distinguir entre estas categorías.

b) La normativa tiene que modificar la definición de “evento” puesto que la actual no permite ni hablar frente a un público.

c) Los decibelios previstos son para que cualquier local se insonorice como si fuera una discoteca, da igual si es una asociación poética/literaria en la que principalmente se leen poemas.

No creímos pedir demasiado.

La Plataforma organizó una rueda de prensa que, con el auxilio de una empresa de ingeniería, desarmó en cada una de sus partes la “nueva circular” del gobierno. El Periódico hizo un buen artículo, pero el gobierno se mantuvo granítico, firme, duro y siguió vendiendo su mentira bien empaquetada.

A raíz de esta experiencia negativa, La Virgen abandonó cualquier tipo de intervención y actividad relacionada con el cambio de la normativa. Comprendimos muy claramente que era un callejón sin salida. Esperamos que el gobierno mantuviera algún interés hacia los pequeños locales culturales y una coherencia con su programa, pero nos equivocamos.

 Plataforma Miquel

 La rueda de prensa en la Virgen

El PAM(Programa de Actuación Municipal)

Siempre en el mismo periodo el Gobierno anuncia su PAM y como costumbre, se invita a la ciudadanía a participar. El PAM es la hoja de ruta de cualquier gobierno. Se abre un concurso de participación pública y cualquier ciudadano puede aportar su opinión o su consejo para que su propuesta se transforme en programa de gobierno si alcanza un buen número de votos.

En el mismo periodo del supuesto cambio de normativa, nos metimos a trabajar en este asunto del PAM. Nos parecía una ocasión más en la que hacerle llegar la voz que la distancia entre lo legal y lo real es amplia, que los locales que organizan eventos culturales son muchos en nuestra ciudad, y si la normativa no los ampara será la normativa que tiene que adaptarse a la realidad, no lo contrario. Si en muchos locales se juegan el pellejo a cada concierto no es por amor a lo prohibido y al riesgo, es que no hay otra. Por lo tanto participar al PAM nos pareció una buena ocasión para que en un documento oficial salga nuestra voz.

Cuando se abrió el PAM de este gobierno estábamos hechos polvo, con muy pocas energías y lo abordamos con retraso. Presentamos nuestra propuesta y la difundimos durante unos diez días. A pesar de los pocos medios que tenemos y con nuestro local cerrado, la propuesta (link) llegó segunda entre las que pedían más atención a las pequeños locales, y primera absoluta entre las que defendían y pedían atención al fenómeno asociativo. Un buen éxito sin duda, pero luego, como siempre, no se hizo nada y todo resultó inútil.

El gobierno se lavó las manos y, acabada la gran campaña de publicidad sobe el PAM, todo siguió como siempre. Enhorabuena Ada Colau.

durny-sweet_013

Edurne Arizu durante una actuación en La Virgen.

La reflexión nos condujo a comprender que si es cierto que en nuestro caso concreto el gobierno del Distrito no sabía qué hacer y se pasaban la pelota entre ellos por falta de pulso, desconocimiento de las normativas y absoluto obsequio a la interpretación que les proporcionaron algunos técnicos del Distrito, que si es cierto que La Virgen cayó por inexperiencia de los gobernantes luego la actitud se modificó. Ya no se pude hablar de inexperiencia administrativa sino de falta de interés hacia una categoría.

Además, en el mismo periodo aparecían de otros sectores culturales duras críticas hacia el Gobierno de la ciudad por su conducta; las estatus humanas de la Rambla denunciaron su situación, los músicos y artistas callejeros denunciaban el acoso policial mientras el número de multas e instrumentos incautados se disparaba como nunca, finalmente el mismo Nacho Vegas se alejaba de Ada Colau y se arrepentía de haberla apoyada durante la campaña del 2015. Lo nuestro no ha sido un caso aislado.

Bambino PiccolinoIMG_2762-2

LA DENUNCIA AL SÍNDIC DE GREUGES

Estábamos hartos de lo que habíamos visto, frustrados por ver que cualquier intento de diálogo y acercamiento era en vano. No contestaban a los correos, no contestaban a las peticiones en el Registro del Distrito y lo que estaba más claro que nunca era la hipocresía de estos nuevos políticos que te encontrabas por la noche en los bares y locales culturales del Raval. Es decir, primero nos reprimían, pero luego pasaban a ver los conciertos puesto que la oferta cultural de nuestro barrio no está mal, al fin y al cabo.

Castigaban a las asociaciones equiparándolas a locales comerciales, pero incluso la mismísima sede del gobierno del Distrito es una asociación cultural (la Negreta) que no tiene licencia de actividad. A nosotros nos enviaron cinco inspecciones durante nuestro periodo de cierre para comprobar que no se abriera el local, pero lo curioso es que los inspectores nunca se pasaron por la sede del gobierno… El ejercicio del poder mola.

Decidimos redactar una queja/denuncia para el Síndic de Greuges, que si os apetece la podéis leer aquí. Finalmente, el colectivo que gestiona el local decidió no entrarla, pero sí publicarla en su web para dar visibilidad a una realidad que el gobierno prefiere ocultar.

 REVIR009W

LA DECISIÓN DE ABRIR EL LOCAL

En el julio del 2016 decidimos intentar otra vez a acercarnos al Distrito; un bar amigo, en serios problemas debido a su actividad, nos comunicó que al reemplazar a una jefa de departamento se había distendido la relación con los locales, y a ellos, de alguna manera, les había ido bien. Decidimos acercarnos, dejar la denuncia a lado y, con unos nuevos abogados, intentarlo de nuevo. Al principio fue bien, la nueva jefa sabía algo de nuestro caso y se comprometió a solucionarlo.

Tras cuatro meses de espera, conseguimos una reunión el 20 de octubre. Aquel día la nueva jefa del departamento no vino y el técnico que la sustituyó, después de un inicio de reunión algo tenso, cedió y acabamos la reunión con el visto bueno del Distrito. La Virgen debía someterse a una serie de obras y luego podría reabrir sus puertas con una nueva licencia. O con la licencia de siempre, pero “actualizada”. Las condiciones eran muy duras, pero las aceptamos; pedimos una subvención y nos organizamos para que, a través de un crowdfunding, se consiguiera el dinero necesario para la reforma. Nos jodía bastante admitir que habíamos perdido la lucha. Nuestro contrato de alquiler terminaba en pocos meses y no nos quedaba otra que cerrar o reabrir el local con las duras condiciones impuestas por el técnico del Distrito.

obracolgada04

Pero después de un mes y medio, nuestra empresa de ingeniería se acercó al Distrito para ver que tal iba nuestro papeleo y tuvimos una nueva sorpresa: ya habían cambiado de opinión y no habrá manera de que nos den una nueva licencia. Podemos reformarlo, pero no nos van a dar una nueva licencia.

Ha sido la típica gota que ha colmado el vaso. Quienes gestionamos el local nos reunimos y decidimos reabrirlo. No somos un bar clandestino, no somos un local pirata de personas que se pasan de la normativa.

Gala Pin y su asociación sin ningún tipo de licencia sí que se pasan de la normativa y, por estar al mando del gobierno, pueden hacerlo impunemente.

Hemos llegado al final, a la decisión de que abrir la Virgen es un hecho justo, de desobediencia civil realizado cuando realmente  no había otra manera para poder sobrevivir, cuyo fin no es realizar un acto que nos trae un beneficio ilícito sino impulsar un cambio social y denunciar la actitud de las personas que gobiernan nuestro Distrito y nuestro Ayuntamiento, que prometieron un cambio para luego mantener y endurecer las normas que ya teníamos antes. No les estamos haciendo un daño a nadie, la mayoría de los vecinos de nuestra calle y de las aledañas han firmado en más de una ocasión en nuestro favor y en contra de las decisiones del Gobierno que mira de otro lado.

Denunciamos la falta de diálogo político sobre la cultura emergente, no main-stream, proponemos una mesa de diálogo entre Gobierno, oposiciones y entidades culturales. El gobierno se reúne y reconoce a las entidades económicas, nosotros no existimos. De repente ahora que están al poder ya no les interesas que estos lugares que frecuentaron y utilizaron antes, sigan con su actividad. No existimos. Este Gobierno no ha impulsado un cambio real de las normas que regulan la apertura de un local en esta ciudad-escaparate, o montas un negocio duro y puro o no hay salida. A pesar de todo, somos personas abiertas al diálogo, queremos seguir con nuestra actividad y esperamos que este mensaje sea claro, sin ambigüedad y que estimule el cambio.

Os esperamos en nuestro local…

Share Button